Los bebeficios y tendencias de los juegos de placer

Cuando hablamos de voluptuosidad como poder de cara al apasionamiento hay que reconocer que el cabello tiene un valor grandísimo, mucho más de lo que podemos presagiar, esta peculiaridad fue de gran interés en gran número de textos de amor desde el principio de nuestra existencia y es un distintivo de virilidad en los señores al igual que de delicadeza en las señoras.

Las hembras al igual que el sexo contrario a menudo tratan de atraer con la cabellera. El color, el brillo y el volumen en realidad son significativos a la hora de seducir con sexshop barato, pero los gestos y meneos que llevamos a cabo con los pelos sin duda generan seducción. Algunos se decantan por el pelo corto y otros por la melena, no obstante la mayoría de las veces nos cautiva bastante más suelto y largo.

Los caballeros contemplan el pelo tanto como en el rostro, los muslos o los ojos de las chicas. Practicamente todas las señoras lo intuyen y utilizan muchos artículos con el objetivo de protegerlo y también acuden a profesionales de la peluquería con el objetivo de lavarlo y marcarlo.

La memoria fetichista nos ha enseñado a menudo a la mujer desvestida de larga cabellera. En los tiempos de los romanos dejarse el pelo suelto llegó a ser muestra de desconsuelo y también descuido dado que lo que se llevaba era llevarlo recogido, de cara a los varones del tiempo de los romanos llevar el cabello corto era lo común puesto que la melena larga era característica de sus enemigos que eran los vándalos de modo que con objeto de no guardar parecido con ellos no se dejaban el cabello largo. Más adelante durante la edad media el pelo largo de tienda erotica era muestra de autoridad en los señores, y las señoras tendrían que hacerse recogidos porque el sacerdocio aplicaba esas medidas, considenrándose el pelo largo característico de todas las prostitutas.

Quizás la religión sea causante de que se vea la melena como signo de voluptuosidad puesto que era inapropiado llevarlo sin recoger, ocultándolo algunas veces utilizando un chal. Por este motivo empezaron a visitar las peluquerías y salones de belleza porque la fémina tenía que ir con el pelo bien peinado y recogido ya que si no se hacía así se trataba de una evidencia de su desidia y obscenidad. De modo que el dicho “desmelenarse” que viene a decir que en cualquier momento pueden practicar sexo.

Ignoramos si las mujeres le otorgan tanto valor al pelo de los señores. De cara a este tema observamos distintos gustos, unas optan por el pelo corto, otras por la melena e incluso hay a quienes les interesan los que tienen la cabeza rapada.

Actualmente las herramientas para el apasionamiento han avanzado, sentirnos más libres y encontrarnos en una sociedad más abierta, cada individuo decide lo que se pone debido a que de ningun modo hay prototipos como hace muchos años.

La sensualidad en estos momentos abarca mucho más que el cabello, puesto que hallamos ropa interior para caballeros y señoras y además placeres sexuales que están aumentando por las webs.

Comparte este post...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisShare on Tumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *